Es de público conocimiento que las instituciones de salud suelen dar turnos programados para la asistencia de los pacientes en fechas alejadas del momento en que se solicita el turno.

Esto es debido a que la capacidad de atención de los médicos se limita a las horas lógicas de trabajo y a la capacidad operativa real para atender la demanda. La comunidad médica viene alertando acerca de la desafortunada situación en la que cada vez más gente falta a los turnos solicitados y no avisa con anterioridad. Faltar a la consulta ha generado que los médicos pasen varias horas en consultorio sin atender a nadie. Dar sobreturnos es una medida para evitar esto, pero es un despropósito porque si todos asisten las esperas se prolongan y esto genera malestar en quien solicitó un turno en un determinado horario.

Sr. Paciente:

Si no asistirá llame cuanto antes para avisar. De esta manera, le podremos asignar su lugar a otro paciente que necesita ser atendido a la brevedad. A Ud. le puede pasar lo mismo. Si va a concurrir, rogamos puntualidad. Si sabe que llegará tarde, también le agradeceremos nos avise.