Los medicamentos constituyen una industria de punta que está fuertemente regulada. El Código de Nuremberg (1947), la Declaración Universal de los DD.HH (1948)., la Declaración de Helsinki (ult modif en 2013), las Guías ICH GCP (ult modif 2016), CIOMS (ult modif 2016) y el Code of Federal Regulations de los Estados Unidos marcaron un giro en el desarrollo de la investigación en seres humanos.

La comunidad científica se fue concientizando y se creó un ambiente de respeto por la integridad, derechos y bienestar de cada individuo junto a un control estricto de los datos generados para la aprobación de medicamentos, como resguardo para la seguridad de la sociedad.

Las empresas farmacéuticas y, en menor medida, los Estados generan nuevas y novedosas moléculas que ayudan a los pacientes a encontrar alivio o curación a sus enfermedades.