No siempre da síntomas. El síntoma más común es el dolor, sobre todo cuando se usa la articulación enferma. Puede acompañarse también de inflamación, que aparece como hinchazón blanda alrededor de la articulación, se puede poner caliente y el dolor puede persistir aún en reposo.

Otros síntomas son la rigidez, sobre todo al comenzar el movimiento y los ruidos al mover la articulación. Cuando los picos de loro (osteofitos) aparecen en los dedos de las manos pueden ser estéticamente molestos, pero los períodos de inflamación o dolor suelen ser breves y no producir incapacidad.

En columna, rodilla y cadera los síntomas varían y pueden llegar a alterar por completo las actividades de la vida diaria.