1. Alterne descanso con actividad:
Equilibre períodos de trabajo con recreos y alterne actividades pesadas y livianas durante el día. Cuando su enfermedad esté muy activa tome descansos más largos y frecuentes; repose más por la noche.

2. Solicite ayuda:
Obtener ayuda cuando la necesite es importante, especialmente para actividades que causan dolor o cansancio en sus articulaciones.

Una familia involucrada con su enfermedad y colaboradora con sus actividades es probablemente la ayuda más importante que Ud. pueda recibir. Comparta con ella sus problemas y limitaciones.

3. Mantenga y controle su peso:
La pérdida de peso puede proporcionar alivio del dolor en algunos cuadros de artrosis, y disminuir el daño de las articulaciones. Para esto controle su dieta y realice la actividad física que su médico le indique.

4. LA CONSULTA CON EL ESPECIALISTA EN REUMATOLOGÍA ES MUY IMPORTANTE Y NECESARIA, ya que es el profesional más idóneo para orientarlo y ayudarlo a controlar su enfermedad.