La Gota es una enfermedad reumática que se caracteriza por el depósito de cristales de ácido úrico. Produce episodios de inflamación de las articulaciones (artritis aguda), y en su evolución natural, sin tratamiento adecuado, se vuelve crónica.

Puede además comprometer riñones, vías urinarias, tendones, cartílagos y tejidos blandos que rodean la articulación. Afecta principalmente a hombres luego de los 30 años, pero puede afectar a mujeres luego de la menopausia.

Su nombre deriva del latín “gutta”, término que se utilizó para explicar que la enfermedad se debía a un veneno que caía en la articulación gota a gota. Se la conoce también como la enfermedad de los reyes, ya que afectó a numerosos monarcas europeos.