Cristales de ácido úrico en el líquido sinovial de rodilla.

Cristales de ácido úrico en el líquido sinovial de rodilla.

La aparición de los primeros síntomas se produce bruscamente, con dolor e inflamación de una o más articulaciones. Es muy frecuente que el dolor comience a la noche y sea muy intenso.

La primera articulación afectada suele ser la del dedo gordo del pie. Menos frecuentemente puede inflamarse la rodilla, tobillo, muñeca u otras.

La articulación se pone roja, caliente y muy sensible. Raramente aparece fiebre.

Los episodios pueden calmar en varios días, pero pueden repetirse a intervalos en los que el paciente se encuentra completamente libre de síntomas.

Progresivamente los intervalos se van acortando y los ataques suelen ser más prolongados, pudiendo afectar otras articulaciones.

Si se presentan varios episodios de gota cada año, puede llevar a síntomas crónicos como deformidad y pérdida de la movilidad de la articulación afectada.

Además pueden verse depósitos de ácido úrico llamados tofos, en tejidos cartilaginosos, tendones y partes blandas, como en orejas.

Éstos se ven como tumorcitos (o nodulitos) blanquecinos que pueden eliminar una sustancia similar a la tiza. El ácido úrico puede acumularse en riñones en forma de cálculos, llevando a que se presente insuficiencia (daño) renal crónica.